Cualidades esenciales de los buenos abogados

Cualidades esenciales de los buenos abogados

Estas son las 14 cualidades más esenciales de los buenos abogados:

Pasión por el trabajo

Como punto de partida, los abogados de éxito deben tener una verdadera pasión por su trabajo. Los mejores abogados aman el derecho, desde su aprendizaje hasta su aplicación.

Habilidades de las personas

La capacidad de relacionarse con un amplio abanico de personas es quizá una de las habilidades más importantes que hacen a un buen abogado. El derecho no es una práctica abstracta. Independientemente de lo bien que lo haga alguien desde el punto de vista académico, al fin y al cabo los abogados trabajan con personas, en nombre de personas, y las decisiones que se toman afectan a la vida de las personas. Deben ser amables, persuasivos y capaces de entender a los demás.

Gran capacidad de comunicación

En un nivel fundamental, los abogados son comunicadores. Se comunican con sus clientes, con las otras partes del caso y con el tribunal. Además, los abogados se comunican de muy diversas maneras. Un gran abogado sabe cómo transmitir las ideas importantes en los escritos jurídicos formales, en los correos electrónicos informales, en las conversaciones telefónicas, en los debates en los tribunales y en las conversaciones privadas.

La voluntad de escuchar

Las habilidades de comunicación efectiva son esenciales para una buena abogacía. Uno de los aspectos más importantes de la comunicación es escuchar. Por supuesto, lo que decimos, cómo lo decimos y cuándo lo decimos son importantes. Escuchar a sus clientes, escuchar a los testigos, escuchar al abogado contrario y escuchar al tribunal puede ser la diferencia entre ganar o perder un caso.

Conocimiento de la ley

Una de las cualidades más importantes que debe poseer un buen abogado es un amplio conocimiento del derecho. Un abogado debe ser capaz de entender conceptos legales complejos y aplicarlos a una variedad de situaciones. Sin este conocimiento, un abogado no podría representar eficazmente a sus clientes.

Atención al detalle

La precisión es una habilidad jurídica vital y es fundamental para ser un buen abogado. Una sola palabra fuera de lugar puede cambiar el significado de una cláusula o un contrato, mientras que los correos electrónicos, las cartas o los documentos mal escritos dan una mala impresión a los clientes, lo que puede costarles el negocio.

Creatividad

Los mejores abogados no sólo son lógicos y analíticos, sino que muestran una gran creatividad en la resolución de problemas. La mejor solución no siempre es la más obvia. La capacidad de pensar fuera de la caja es crucial.

Buen juicio

La capacidad de sacar conclusiones o suposiciones razonables y lógicas a partir de información limitada es esencial como buen abogado. Del mismo modo, debe ser capaz de detectar los puntos débiles de un argumento.

Capacidad de investigación

Del mismo modo, ser capaz de investigar rápida y eficazmente es esencial para entender a los clientes, sus necesidades y preparar estrategias legales.
La preparación de estrategias legales requiere absorber y comprender grandes cantidades de información, para luego destilarlas en algo manejable y útil.

Capacidad de respuesta

Esta es una habilidad que no todos los abogados tienen y que muchos clientes descubren rápidamente. La capacidad de responder rápidamente a los clientes es uno de los rasgos más fáciles y eficaces de dominar. Postergar una conversación o no estar disponible de inmediato puede provocar una pérdida de confianza. Si puede demostrar a su cliente que está disponible de inmediato, creará lealtad y sin duda aumentará el número de referencias que recibe su negocio.

Ser organizado

La organización es fundamental en todo lo que hace un abogado. Gestionar la carga de trabajo, las comparecencias ante los tribunales, los expedientes de los clientes y las reuniones. La capacidad de priorizar y mantenerse centrado entre prioridades que compiten entre sí es esencial y por eso las habilidades organizativas son tan importantes para ser un buen abogado.

Empatía.

Un abogado tiene que ver las cosas desde el punto de vista del cliente, del punto de vista de su oponente y, lo que es más importante, lo que pensará una parte neutral, como un juez. Una habilidad aún mayor es ser capaz de hablar con cada parte teniendo en cuenta su punto de vista.

Perseverancia

Cuando se trabaja en un caso, hay que tener la perseverancia de completar el trabajo necesario para llevarlo a buen puerto.

Reputación y respeto.

Hay abogados con grandes habilidades pero que también son conocidos por ser poco fiables o con los que es imposible trabajar. La confianza y la reputación tienen una gran importancia. Un abogado con reputación de ser digno de confianza puede ser capaz de solucionar un problema con una sola llamada telefónica.

Para obtener más información sobre lo que debe buscar en un buen abogado, consulte estos artículos: https://buenosabogados.es/what-to-expect-when-using-a-lawyer/

Euro Weekly News - periódico líder en lengua inglesa en España

Añadir comentario

BA

Síganos:

Correo electrónico:

Enlaces útiles

2021 buenosabogados. Todos los derechos reservados.